Manejo del estrés

Los efectos del estrés emocional en el cuerpo

Muchas personas se enfrentan a retos difíciles y a responsabilidades que pueden superponerse o entrar en conflicto. Esto provoca estrés, que puede afectar tanto la salud física como emocional. El estrés puede surgir por problemas en casa, en las relaciones y en el lugar de trabajo.

El estrés emocional puede ocasionar los siguientes problemas:

  • Presión arterial alta

  • Aumento de la probabilidad de enfermarse o de abusar de drogas o alcohol

  • Disminución de la capacidad para combatir enfermedades

  • Depresión

  • Insomnio

Recomendaciones para reducir el estrés en su vida

  • Lleve una dieta saludable y haga ejercicio con regularidad. Siga una dieta saludable y equilibrada y haga ejercicio para mantener un buen estado físico y poder combatir las enfermedades. La actividad física también es una excelente forma de mejorar su estado de ánimo.

  • Hable sobre las situaciones que lo estresan con alguien en quien confíe. Esta persona puede ser su pareja, un amigo cercano o un psicólogo profesional. A veces, simplemente hablar sobre sus problemas y preocupaciones puede ayudarlo a analizarlos objetivamente. También puede darle nuevos conocimientos sobre formas de afrontarlos.

  • Mantenerse organizado ayuda a manejar su tiempo con más eficacia. Considere hacer una lista diaria de cosas que necesita hacer anotándolas por orden de importancia.

  • Recuerde: ninguna persona puede hacer todo sola. Pida ayuda.

  • Use métodos de relajación para tranquilizar la mente y el cuerpo.

  • Tómese un descanso. Salga a dar un paseo, cierre los ojos y siéntese en silencio por 10 minutos, o salga a tomar aire puro, sin importar el clima.

  • Pida ayuda a un profesional si la necesita.

Revisor médico: L Renee Watson MSN RN
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Paul Ballas MD
Última revisión: 7/1/2021
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.