A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Índice de TemasBiblioteca Índice
Pulse una letra para ver una lista de trastornos que comienzan con esa letra.
Haga clic en 'Índice de Temas' para volver al índice para el tema actual.
Haga clic en 'Biblioteca Índice' para volver a la lista de todos los temas.

Hematoma Subdural

¿Qué es un hematoma subdural?

Un hematoma subdural es la acumulación de sangre en la superficie del cerebro. La sangre se acumula en un espacio entre las capas protectoras que rodean su cerebro.

Su cerebro está ubicado dentro de una caja ósea. Dentro de su cráneo, hay varias capas llamadas meninges.Estas capas cubren y protegen el cerebro. La cubierta más externa, que está justo dentro del cráneo, es una capa fibrosa y resistente que se llama duramadre. Dentro de la duramadre, hay una capa llamada aracnoidea.La capa más cercana al cerebro se llama piamadre. El líquido cefalorraquídeo (LCR), que llena el espacio dentro de las meninges, también ayuda a amortiguar su cerebro.

La duramadre reviste el cráneo y rodea el cerebro. Cuando se produce un hematoma subdural, la sangre se cuela entre las capas duramadre y aracnoidea, acumulándose en el interior del revestimiento externo resistente del cerebro. Este sangrado típicamente proviene de un vaso sanguíneo que se rompe dentro del espacio que rodea el cerebro. Lo más común es que esto suceda como consecuencia de una lesión en la cabeza. La sangre puede ejercer presión contra el cerebro y dañar el tejido delicado. Un hematoma subdural puede poner en riesgo la vida.

Este tipo de lesión no es infrecuente. Se presenta en algunas personas que tuvieron una lesión grave en la cabeza. Los hombres más jóvenes tienen las mayores probabilidades de recibir estos tipos de lesiones. Las personas más grandes y los bebés también corren riesgo de tener un hematoma subdural porque las venas que rodean sus cerebros tienen más probabilidades de desgarrarse. Alrededor de un tercio de los hematomas subdurales se presentan en adultos mayores.

¿Cuáles son las causas de un hematoma subdural?

La causa más común de un hematoma subdural es una lesión en la cabeza, por ejemplo derivada de un accidente automovilístico, una caída o un ataque violento. Este impacto repentino puede forzar los vasos sanguíneos dentro de la duramadre y hacer que se rompan y sangren. A veces también se rompen arterias pequeñas que están dentro del espacio subdural. En algunas personas, el cerebro se contrae (con frecuencia, al ir envejeciendo) y el espacio subdural se hace más grande. Esto puede hacer que los vasos sanguíneos sean más propensos a romperse. Las posibles causas de un hematoma subdural incluyen:

  • Lesión en la cabeza, por ejemplo, como consecuencia de un accidente automovilístico o de violencia (más común entre las personas más jóvenes)

  • Atrofia (reducción) cerebral (más común entre las personas de edad avanzada)

  • Estar tomando medicamentos para prevenir la formación de coágulos de sangre, por ejemplo, warfarina, aspirina y otros anticoagulantes

  • Filtración de LCR

¿Cuáles son los riesgos de un hematoma subdural?

Lo más frecuente es que un hematoma subdural se presente como consecuencia de una lesión en la cabeza. Por lo tanto, las personas que están en riesgo de tener accidentes automovilísticos o caídas corren el riesgo más alto de tener esta afección. Es posible que su riesgo de hematoma subdural sea mayor debido a:

  • Lesión en la cabeza, por ejemplo, derivada de accidentes automovilísticos, caídas o cambios repentinos de velocidad.

  • Práctica de deportes de alto impacto.

  • Edad avanzada, lo que aumenta la probabilidad de que el cerebro se encoja. Esto, a su vez, hace que los vasos sanguíneos sean más vulnerables.

  • Abuso de alcohol.

  • Daño cerebral anterior.

  • Uso de medicación anticoagulante.

  • Violencia, como “síndrome del bebé sacudido”.

  • Filtración de LCR (infrecuente).

  • Ruptura de un vaso sanguíneo en un punto débil o abultado, lo que se conoce como aneurisma cerebral (infrecuente).

  • Tumor (infrecuente).

  • Trastornos de sangrado, tales como hemofilia (infrecuente).

¿Cuáles son los síntomas de un hematoma subdural?

Un hematoma subdural puede causar síntomas de inmediato (agudo) o puede crecer lentamente y causar síntomas que usted nota semanas después de una lesión o de la ruptura de un vaso sanguíneo (crónico).

Los signos y síntomas de un hematoma subdural pueden incluir los siguientes:

  • Dolor de cabeza

  • Náuseas o vómitos

  • Pérdida del conocimiento (“desmayarse”)

  • Confusión

  • Mareo

  • Problemas con el equilibrio o al caminar

  • Dificultades para hablar

  • Problemas de la visión

  • Somnolencia

  • Debilidad o entumecimiento que puede aparecer y desaparecer

  • Convulsiones

¿Cómo se diagnostica un hematoma subdural?

Un hematoma subdural agudo es una emergencia. Usted necesitará un examen físico completo, que incluya una revisión de sus reflejos, así como también de su cabeza, sus ojos y su cuello. Usualmente los médicos verifican si existe debilidad o signos de problemas cerebrales. Es posible que su médico pregunte cuándo comenzó a notar usted los síntomas. Es posible que su médico le pida que haga algunas cosas simples, como tocar su nariz con un dedo de su mano.

Generalmente los médicos realizan una tomografía computarizada (TC) de su cabeza para observar si hay signos de sangrado. Es muy importante identificar la ubicación del sangrado. Es posible que usted necesite que le hagan uno o más exámenes como, por ejemplo:

  • TC rápida para detectar sangrado y observar si está haciendo presión sobre el cerebro.

  • Estudio de imágenes por resonancia magnética (IRM) para obtener más detalles sobre el sangrado.

  • Análisis de sangre para detectar trastornos de sangrado y medir la coagulación.

  • Más imágenes de sus vasos sanguíneos (angiografía) para detectar problemas subyacentes.

  • Análisis de sangre para buscar identificar otras causas posibles de sus síntomas.

El diagnóstico de los hematomas subdurales se suele obtener en los departamentos de emergencias.

¿Cómo se trata un hematoma subdural?

Es frecuente que los médicos traten los hematomas subdurales con cirugía para aliviar la presión en el cerebro. Su médico puede usar una variedad de técnicas quirúrgicas para tratar el hematoma, por ejemplo:

  • Hacer un orificio en el cráneo para permitir la salida de la sangre (agujero de trépano)

  • Cortar un colgajo óseo para abrir el cráneo y extraer la sangre (craneotomía)

Si su hematoma subdural es pequeño, los médicos podrían vigilarlo estrechamente en cambio de hacer una cirugía enseguida. En este caso, probablemente deba quedarse en una unidad de cuidados intensivos. Es posible que usted necesite:

  • Varias tomografías computarizadas para observar el hematoma

  • Inserción de un sensor dentro de su cabeza para medir su presión intracraneal

  • Medicamentos para controlar los síntomas

  • Suspensión de todo medicamento anticoagulante (por ejemplo, warfarina) de toma regular

  • Tratamiento con vitamina K (que puede revertir los efectos de algunos medicamentos anticoagulantes)

¿Se puede prevenir un hematoma subdural?

Protegerse de lesiones en la cabeza puede ayudar a prevenir los hematomas subdurales. Es importante usar un casco cuando se monta motocicleta, escúter, bicicleta o monopatín. Usar los cinturones de seguridad en un automóvil y usar equipo de seguridad en situaciones peligrosas puede ayudar a proteger su cabeza de lesiones. Usted puede tomar medidas para evitar las caídas.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Un hematoma subdural es una emergencia. Si usted u otra persona resultó lesionado en la cabeza y tiene los síntomas que están en la lista anterior, debe llamar al 9-1-1 o ir a una sala de emergencias.

Puntos clave

Un hematoma subdural es una acumulación de sangre que se forma en la superficie del cerebro. La sangre puede ejercer presión contra el cerebro y dañar el tejido delicado. Un hematoma subdural puede poner en riesgo la vida.

  • Un hematoma subdural puede presentarse después de una lesión grave en la cabeza.

  • Los síntomas pueden aparecer de inmediato o ir apareciendo a lo largo de semanas.

  • Un hematoma subdural crónico puede presentarse en personas mayores después de una lesión menor en la cabeza.

  • Si usted tiene un hematoma subdural, necesita tratamiento de emergencia.

  • Es frecuente que los médicos traten los hematomas subdurales con cirugía para aliviar la presión ejercida sobre el cerebro.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en mente la razón de su visita y qué desea que suceda.

  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.

  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.

  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé su proveedor.

  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo le ayudará. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otras maneras.

  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.

  • Consulte qué puede ocurrir si usted no toma el medicamento o no se hace el análisis o procedimiento.

  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.

  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Shelat, Amit, MD
Revisor médico: Turley, Ray, RN, BSN
Última revisión: 10/1/2018
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.