A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Índice de TemasBiblioteca Índice
Pulse una letra para ver una lista de trastornos que comienzan con esa letra.
Haga clic en 'Índice de Temas' para volver al índice para el tema actual.
Haga clic en 'Biblioteca Índice' para volver a la lista de todos los temas.

Síndrome postpolio

¿Qué es el síndrome postpolio?

El síndrome postpolio (PPS, por sus siglas en inglés) es un trastorno de los nervios y músculos que aparece en algunas personas muchos años después de que hayan tenido poliomielitis. El PPS puede causar una nueva debilidad muscular que empeora con el paso del tiempo, dolor muscular y articular, y cansancio. Las personas que tienen síndrome postpolio suelen sentirse extremadamente cansadas (agotadas).

La polio es una enfermedad contagiosa causada por el virus de la poliomielitis. Se puede contagiar por medio de los fluidos. Es más frecuente que ataque a los niños pequeños. La poliomielitis grave puede derivar en parálisis y problemas respiratorios.

En Estados Unidos, una epidemia de polio tuvo su peor momento a comienzos de la década de 1950. Las vacunas contra la polio ayudaron a eliminar la polio en Estados Unidos y en casi todo el resto del mundo. Lamentablemente, la polio está volviendo y recientemente se registraron brotes en todo el mundo.

Los síntomas de la polio pueden ir de leves, tipo gripales, hasta la parálisis muscular grave. Muchas personas que sobreviven a la poliomielitis luego corren el riesgo de tener PPS.

El síndrome postpolio se presenta en algunas personas que se recuperaron de la poliomielitis. En promedio, comienza a los 35 años de la poliomielits original y puede causar debilidad muscular, dolor y agotamiento. La debilidad empeora con el paso del tiempo y finalmente puede dificultar la respiración. El PPS puede provocar que se encojan los músculos.

¿Cuáles son las causas del síndrome postpolio?

Todavía no está clara la causa del PPS. Algunos especialistas creen que puede tener que ver con la forma en que los nervios tienen que hacer crecer de nuevo sus ramas. Es posible que esto sobrecargue a las células nerviosas después de un brote de polio. Otra posibilidad que se está investigando es que el virus quede “dormido” en el sistema nervioso y se reactive más adelante, lo que causaría el PPS. También es posible que el sistema inmunitario de alguna manera se confunda y ataque los nervios del propio cuerpo. Los investigadores todavía están tratando de descubrir más sobre las posibles causas del síndrome postpolio.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome postpolio?

El PPS afecta sus músculos y nervios. Los síntomas suelen comenzar entre los 20 y los 40 años después de la enfermedad original de polio, pero pueden aparecer en cualquier momento entre los 10 y los 70 años después. Es posible que la debilidad muscular sea el síntoma principal. Esta debilidad puede afectar un lado de su cuerpo más que el otro. En general, los síntomas del síndrome postpolio pueden incluir:

  • Debilidad progresiva (común)

  • Fatiga (común)

  • Dolor en los músculos y en las articulaciones (común)

  • Encogimiento de los músculos

  • Dificultades para tragar

  • Problemas respiratorios

  • Trastornos del sueño

  • Sensibilidad a las temperaturas bajas

Es posible que usted descubra que sus síntomas se hacen progresivamente más notorios. Los nervios y los músculos pueden continuar deteriorándose con el paso del tiempo. Programas de ejercicios diseñados específicamente y fisioterapia pueden ayudar a mejorar algo de la debilidad muscular.

¿Cómo se diagnostica el síndrome postpolio?

El PPS solo se desarrolla en personas que alguna vez tuvieron poliomielitis. Los médicos generalmente comienzan haciendo una historia clínica (antecedentes de salud), preguntando sobre sus síntomas recientes y sus otras afecciones. El médico normalmente hace un examen físico meticuloso y prueba su fortaleza muscular. Es posible que usted necesite exámenes que incluyen:

  • Análisis de sangre para descartar otras causas de su debilidad muscular

  • Electromiografía (para medir la actividad eléctrica de los músculos)

  • Biopsia muscular (para buscar signos de daño en las células de los músculos)

  • Estudio de imágenes por resonancia magnética (IRM) o tomografía computarizada (TC)

Los médicos pueden hacer un diagnóstico de PPS si usted tuvo polio, tiene una debilidad muscular reciente y otros síntomas que duran un año, y no se detecta otra causa de sus síntomas.

Es posible que usted consulte primero a un médico de atención primaria y que luego lo remitan a un especialista, como un neurólogo que se especializa en enfermedades neuromusculares.

¿Cómo se trata el síndrome postpolio?

No existe una cura para el PPS, pero existen terapias de apoyo que pueden ayudarle a manejar la afección. El objetivo del tratamiento del síndrome postpolio es reducir el impacto de la afección en su vida diaria. Es posible que use un bastón o una andadera para ahorrar energía y fuerza muscular. Es posible que necesite asegurarse de descansar mucho.

Las personas que tienen PPS con aparición reciente de debilidad muscular y fatiga pueden mejorar la fortaleza muscular con programas de ejercicios especialmente diseñados que son de baja intensidad y apuntan a fortalecer los músculos. Se conocen como ejercicios que no causan fatiga. Es posible que usted haga estos ejercicios en ciclos cortos, en los cuales las repeticiones cortas de ejercicio se alternan con períodos de descanso. Es muy importante que las personas que tienen PPS eviten esforzarse demasiado. Hacer ejercicio con temperaturas altas y en el agua puede mejorar el bienestar.

Algunas terapias de apoyo que las personas que tienen PPS pueden usar incluyen:

  • Programas de ejercicios indicados por el médico que no causan fatiga (es vital evitar el esfuerzo excesivo)

  • Dispositivos de ayuda (sillas de ruedas, escúteres, andaderas, bastones y aparatos livianos)

  • Medicamentos para aliviar el dolor

  • Medicamentos para tratar la fatiga

  • Fisioterapia para mantener la mayor movilidad posible

  • Terapia ocupacional para ayudar a descubrir maneras de adaptarse

  • Fonoaudiología si es necesaria para las dificultades para tragar

  • Respiración asistida (con un respirador de presión positiva) si es necesario y especialmente de noche

  • Apoyo emocional y psicológico

Es posible que usted reciba atención de una variedad de proveedores además de su neurólogo. Estos podrían incluir fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, fonoaudiólogos y terapeutas respiratorios. Usted puede colaborar con su equipo médico para diseñar el mejor plan de atención para su situación.

Puntos clave

El síndrome postpolio es un trastorno que aparece en algunas personas muchos años después de que hayan tenido poliomielitis. Los síntomas incluyen debilidad muscular progresiva, dolor muscular y articular, y fatiga. Algunos puntos clave para tener en cuenta sobre el PPS incluyen:

  • El síndrome postpolio se presenta en hasta la mitad de todas las personas que se recuperaron de la poliomielitis.

  • Suele aparecer entre los 20 y los 40 años posteriores al caso original de poliomielitis, pero este tiempo puede variar.

  • Debilidad progresiva, dolor y fatiga son los principales síntomas del PPS.

  • Algunas personas que tienen síndrome postpolio con el tiempo pueden llegar a necesitar una máquina que las ayude a respirar.

  • Programas de ejercicios especiales indicados por un médico, dispositivos de ayuda, fisioterapia, terapia ocupacional y medicamentos todos pueden ayudarle a manejar los síntomas del PPS.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en mente la razón de su visita y qué desea que suceda.

  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.

  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.

  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé su proveedor.

  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo le ayudará. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otras maneras.

  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.

  • Consulte qué puede ocurrir si usted no toma el medicamento o no se hace el análisis o procedimiento.

  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.

  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Shelat, Amit, MD
Revisor médico: Turley, Ray, BSN, MSN
Última revisión: 12/1/2018
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.