A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Índice de TemasBiblioteca Índice
Pulse una letra para ver una lista de trastornos que comienzan con esa letra.
Haga clic en 'Índice de Temas' para volver al índice para el tema actual.
Haga clic en 'Biblioteca Índice' para volver a la lista de todos los temas.

Efusión pericádica

¿Qué es la efusión pericádica?

Se trata de la acumulación de líquido extra en el espacio que rodea el corazón. Si se acumula demasiado, puede hacer presión sobre el corazón. Esto puede impedir que el corazón bombee normalmente.

El corazón está rodeado por un saco fibroso que se llama pericardio. Este saco está formado por dos capas finas. Normalmente, existe una cantidad pequeña de líquido entre estas. El líquido reduce la fricción entre las dos capas cuando estas se rozan entre sí. En algunos casos, se puede acumular líquido extra entre estas dos capas, lo que provoca una efusión pericárdica.

Un poco de líquido no causará mucho problema. Sin embargo, si se acumula mucho líquido, puede dificultarle al corazón su expansión normal. Esta afección, llamada taponamiento cardíaco, usualmente requiere tratamiento de emergencia. Debido a la presión adicional, menos sangre que viene del cuerpo puede entrar al corazón. Este conjunto de factores reduce la cantidad de sangre oxigenada que sale a distribuirse a todo el cuerpo. Sin embargo, no todos los casos de efusión pericárdica causan un taponamiento cardíaco.

En algunos casos, esta afección se presenta rápidamente. Esto se conoce como efusión pericárdica aguda. En otras ocasiones, el líquido se va acumulando lentamente. Esto se llama efusión pericárdica subaguda. Cuando se presenta más de una vez a lo largo del tiempo, se conoce como efusión pericárdica crónica.

¿Cuáles son las causas de la efusión pericárdica?

Existe una serie de afecciones que pueden provocar el exceso de líquido y la inflamación en el saco pericárdico, por ejemplo:

  • Infección del saco pericárdico

  • Cáncer (proveniente de otra parte del cuerpo o del tejido del corazón en sí mismo)

  • Inflamación del saco pericárdico debida a un ataque al corazón

  • Lesión (incluso por procedimientos médicos en el corazón)

  • Afecciones del sistema inmunitario

  • Reacciones a ciertos medicamentos

  • Radiación

  • Causas metabólicas, como insuficiencia renal con uremia

A veces, no se conoce la causa de la acumulación de líquido.

¿Cuáles son los síntomas de la efusión pericárdica?

Es posible que usted no presente síntomas. Esto sucede con frecuencia cuando la afección es leve. Es más probable que usted esté sintiendo síntomas de lo que sea que esté causando la efusión pericárdica. Por ejemplo, podría tener fiebre si tiene una infección en el saco pericárdico.

Si la efusión es más grave, puede tener síntomas como, por ejemplo:

  • Molestia o dolor de pecho

  • Falta de aire (dificultad para respirar)

  • Respiración acelerada

  • Aumento de la frecuencia cardíaca

  • Agrandamiento de las venas del cuello

  • Desmayo

  • Hinchazón de los brazos y las piernas

  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen

  • Náuseas

Si la efusión es muy grave, también puede llevar a que la presión arterial baje mucho. Esto puede causar síntomas de shock, como brazos y piernas fríos, piel pálida y menor producción de orina. El shock es una emergencia.

Los síntomas de la efusión pericárdica pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Asegúrese de visitar a su proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la efusión pericárdica?

El proceso comienza con una historia clínica (antecedentes de salud) y un examen físico. Su proveedor de atención médica le preguntará sobre sus síntomas y las afecciones que tuvo. Si hay síntomas de shock, es importante encontrar la causa rápidamente.

Es posible que se realicen exámenes, por ejemplo:

  • Ecocardiograma: para observar la circulación de la sangre en el corazón y el movimiento de este

  • Electrocardiograma (ECG): para observar el ritmo eléctrico del corazón

  • Radiografía de pecho: para observar la anatomía del corazón

Los médicos deben tratar de diagnosticar la causa de la efusión pericárdica usando exámenes como, por ejemplo:

  • Análisis de sangre para diagnosticar la infección

  • Análisis de sangre para diagnosticar problemas del sistema inmunitario

  • Análisis del líquido extraído de alrededor del corazón (para averiguar si existen signos de cáncer o infección)

  • Análisis de sangre para diagnosticar problemas del metabolismo

¿Cómo se trata la efusión pericárdica?

El tratamiento dependerá de sus síntomas, su edad y su salud general. También dependerá de la gravedad de la afección y de su causa. Las efusiones pericárdicas crónicas y agudas pueden necesitar tratamiento diferente.

Si una efusión pericárdica no es grave, el tratamiento puede incluir:

  • Tratamiento de la causa de la acumulación de líquido pericárdico (por ejemplo, con antibióticos para atacar una infección bacteriana)

  • Vigilancia atenta con ecocardiogramas múltiples

  • Aumento del volumen de sangre con administración intravenosa (IV) de solución salina

  • Tratamiento del dolor con aspirina u otro medicamento

Si la efusión pericárdica es grave, puede ser necesario retirar líquido. El líquido se quita usando un procedimiento llamado pericardiocentesis. Para este procedimiento se usa una aguja y un tubo delgado y flexible (catéter) para drenar el líquido.

En algunos casos, el saco pericárdico se puede drenar durante una cirugía. Es posible que el cirujano extraiga una muestra del pericardio. Esto se hace para ayudar a diagnosticar la causa de la efusión. También puede impedir que el líquido se acumule nuevamente. Podría ser más probable que su médico hiciera esto si usted tiene una efusión pericárdica crónica.

Los síntomas suelen mejorar mucho después del drenaje del exceso de líquido. El resultado puede depender de la causa y de la gravedad de la afección, de la velocidad del tratamiento y de su salud en general.

¿Cuáles son las complicaciones de la efusión pericárdica?

En muchos casos, no se presentan complicaciones por la efusión pericárdica. La complicación posible más seria es un taponamiento cardíaco. Si no se trata, puede provocar un shock y causar complicaciones serias. Por ejemplo, la reducción de la circulación de sangre a los pulmones durante un shock puede provocar insuficiencia renal. Si no se trata, el shock puede llevar a insuficiencia de órganos múltiples, lo que causa la muerte.

¿Qué puedo hacer para prevenir la efusión pericárdica?

Usted puede reducir su riesgo de tener algunas de las afecciones que pueden llevar a la efusión pericárdica. Por ejemplo, cuide su corazón:

  • Siguiendo una dieta saludable para el corazón

  • Haciendo suficiente ejercicio y manteniendo un peso saludable

  • Evitando tomar alcohol en exceso

  • Visitando al médico con regularidad para tratar todas sus afecciones

Muchos casos de efusión pericárdica no se pueden prevenir.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Si tiene cualquiera de los síntomas de efusión pericárdica, llame enseguida a su médico: Llame al 911 si tiene dificultades para respirar, dolor de pecho o síntomas de shock.

Puntos clave

  • Una efusión pericárdica se presenta cuando se acumula líquido extra en el saco pericárdico que rodea el corazón. Esto puede suceder por varias razones.

  • Algunas efusiones pericárdicas son pequeñas. Este tipo probablemente no cause síntomas ni problemas importantes por sí mismo.

  • Si la efusión pericárdica es grande, puede impedir que el corazón bombee normalmente. Esa es una situación de emergencia.

  • Los médicos pueden vigilar las efusiones pericárdicas pequeñas y tratar las causas de fondo.

  • Una persona que tiene una efusión pericárdica podría necesitar un procedimiento para extraer líquido de alrededor del corazón.

  • Usted debe buscar atención médica enseguida si tiene síntomas como dolor de pecho fuerte o dificultad para respirar.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en mente la razón de su visita y qué desea que suceda.

  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.

  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.

  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé su proveedor.

  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo le ayudará. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otras maneras.

  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.

  • Consulte qué puede ocurrir si usted no toma el medicamento o no se hace el análisis o procedimiento.

  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.

  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Cunningham, Louise, RN
Revisor médico: Sudheendra, Deepak, MD
Última revisión: 3/1/2019
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.