A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Índice de TemasBiblioteca Índice
Pulse una letra para ver una lista de trastornos que comienzan con esa letra.
Haga clic en 'Índice de Temas' para volver al índice para el tema actual.
Haga clic en 'Biblioteca Índice' para volver a la lista de todos los temas.

Laberintitis

¿Qué es la laberintitis?

La laberintitis es la inflamación de una parte del oído interno llamada laberinto. El octavo par craneal (nervio vestibulococlear) también puede estar inflamado. Esta inflamación causa una sensación de que todo da vueltas (vértigo), pérdida de audición y otros síntomas. En la mayoría de la gente, estos síntomas desaparecen con el tiempo. No es una afección común. Suele afectar un solo oído.

El oído interno tiene un sistema de tubos y sacos llenos de líquido, llamado laberinto. Dentro del oído interno, la cóclea reúne información sobre los sonidos. Los órganos vestibulares reúnen información sobre los movimientos y los cambios en el espacio. Todos estos órganos ayudan a crear una sensación de equilibrio. El octavo par craneal envía toda esta información desde el oído interno al cerebro.

Cuando uno de los nervios del laberinto se infecta, puede inflamarse e irritarse. Esto puede hacer que no funcione con normalidad. Se puede producir pérdida de la audición en uno de los oídos. El cerebro ahora tiene que interpretar la información que no coincide entre el nervio normal y el nervio infectado. Esto causa vértigo.

¿Cuáles son las causas de la laberintitis?

Puede deberse a una infección viral en el octavo par craneal o en el laberinto. Quizás el virus se haya propagado en todo su cuerpo. O bien, puede que solo afecte el laberinto y el octavo par craneal. En la mayoría de los casos, solo afecta un nervio. Los virus conocidos por causar laberintitis incluyen los siguientes:

  • Virus del herpes

  • Influenza

  • Sarampión

  • Paperas

  • Rubéola

  • Poliomielitis

  • Hepatitis

  • Epstein-Barr

  • Varicela

Las infecciones bacterianas en el oído medio son bastante comunes en los niños. Con poca frecuencia, una infección del oído medio puede propagarse al oído interno y causar laberintitis. Este riesgo es mayor con infecciones en el oído medio de larga duración (crónicas) y que no se tratan. En casos poco frecuentes, una meningitis bacteriana o una lesión en la cabeza pueden causar laberintitis. En otros casos, se desconoce la causa de la laberintitis.

¿Quiénes están en riesgo de tener laberintitis?

Tener una infección viral que causa laberintitis aumenta el riesgo de tener esta afección. El riesgo de su hijo puede aumentar si no recibió las vacunas recomendadas o si tiene infecciones crónicas y no tratadas en el oído medio.

¿Cuáles son los síntomas de la laberintitis?

Los síntomas de la laberintitis pueden incluir:

  • Sensación de que todo da vueltas (vértigo)

  • Mareos

  • Falta de equilibrio al caminar

  • Náuseas y vómitos

  • Falta de concentración

  • Períodos de movimientos de los ojos hacia adelante y hacia atrás que usted no puede controlar (nistagmo)

  • Pérdida de la audición

  • Zumbidos en los oídos

Los síntomas pueden variar de leves a graves. Pueden aparecer muy rápidamente. En muchas personas, estos síntomas se van al cabo de varias semanas. Otras personas tienen síntomas que duran más tiempo.

Un síndrome relacionado es la neuritis vestibular. Esta afección causa síntomas parecidos. Pero la afección no causa problemas de audición. Solo afecta la parte vestibular del laberinto y el nervio.

La laberintitis no causa síntomas neurológicos como dolor de cabeza intenso, problemas del habla o pérdida del movimiento de los brazos o las piernas.

¿Cómo se diagnostica la laberintitis?

Su proveedor de atención médica le preguntará sobre sus antecedentes médicos. También puede que le haga un examen físico. Este examen puede incluir, por ejemplo, pruebas de audición y del equilibrio. También incluirá un examen de su sistema nervioso. Muchos problemas neurológicos u otras afecciones médicas pueden causar mareos y vértigo. Es posible que el proveedor tenga que descartar estos problemas.

No hay una prueba que evalúe solo la laberintitis. Pero su proveedor puede indicarle hacerse una prueba de diagnóstico por imágenes. Esta prueba puede ayudar a descartar otras causas de sus síntomas, como un accidente cerebrovascular.

Es posible que le hagan algunas pruebas, como las siguientes:

  • Resonancia magnética. Se hace para descartar un accidente cerebrovascular.

  • Electrocardiograma (ECG) u otras pruebas cardiovasculares. Permiten descartar causas cardiovasculares.

  • Electronistagmografía o videonistagmografía. Se hacen para registrar el movimiento ocular. Esto ayuda a encontrar la zona exacta del problema en su sistema vestibular y evaluar la causa del trastorno del equilibrio.

¿Cómo se trata la laberintitis?

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y la condición de salud general. También dependerá de la gravedad de la afección.

El tratamiento inmediato para la laberintitis podría incluir lo siguiente:

  • Corticoesteroides, para ayudar a reducir la inflamación del nervio

  • Medicamentos antivirales

  • Antibióticos, si tiene signos de una infección bacteriana

  • Medicamentos que deberá tomar por algún tiempo corto para controlar las náuseas y el mareo, como difenhidramina y lorazepam

Si los síntomas desaparecen al cabo de algunas semanas, probablemente no necesitará ningún otro tratamiento. Si no desaparecen, puede que necesite hacer ciertos ejercicios. Se conocen como ejercicios de rehabilitación vestibular. Constituyen una forma de fisioterapia. Estos ejercicios pueden ayudar a que el cerebro aprenda a adaptarse al desequilibrio vestibular.

¿Cuáles son las complicaciones posibles de la laberintitis?

En la mayoría de los casos, la laberintitis no causa ningún otro problema. En casos poco frecuentes, la laberintitis deja daños permanentes en el octavo par craneal. Esto puede causarle problemas crónicos con el equilibrio, y pérdida de la audición parcial o total. De ser así, quizás necesite usar un audífono. Obtenga tratamiento de inmediato para ayudar a reducir su riesgo de tener estas complicaciones.

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica?

Llame a su proveedor de atención médica si sus síntomas empeoran o no comienzan a aliviase después de unos días de tratamiento. También llame a su proveedor de inmediato si tiene algún signo o síntoma nuevo, como dificultad para mover una pierna o un brazo.

Información importante sobre la laberintitis

  • La laberintitis puede deberse a una infección viral en el octavo par craneal o en el laberinto.

  • Los síntomas incluyen vértigo, pérdida de la audición y mareos. Los síntomas pueden comenzar de forma repentina y desaparecer en unas semanas.

  • Su proveedor de atención médica necesitará descartar otras causas más peligrosas de su vértigo, como un accidente cerebrovascular.

  • Puede que sea necesario administrarle medicamentos para tratar sus síntomas.

  • Si sus síntomas no desaparecen, es posible que necesite hacer ejercicios de rehabilitación que ayuden al cerebro a adaptarse al desequilibrio vestibular.

  • En casos poco frecuentes, esta afección puede provocar una pérdida permanente de la audición o vértigo constante.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con su proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice su proveedor.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una visita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Ashutosh Kacker MD
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith RN MSN
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Última revisión: 7/1/2021
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.