A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Índice de TemasBiblioteca Índice
Pulse una letra para ver una lista de trastornos que comienzan con esa letra.
Haga clic en 'Índice de Temas' para volver al índice para el tema actual.
Haga clic en 'Biblioteca Índice' para volver a la lista de todos los temas.

Regurgitación de la válvula aórtica

¿Qué es la regurgitación de la válvula aórtica?

La regurgitación de la válvula aórtica es el retroceso de la sangre por la válvula aórtica. La válvula aórtica es una de las cuatro válvulas del corazón. Estas válvulas ayudan a que la sangre circule por el corazón y hacia el resto del cuerpo. Cuando funciona normalmente, la válvula aórtica impide que la sangre retroceda hacia el interior del ventrículo izquierdo. Cuando existe regurgitación de la válvula aórtica, parte de la sangre retrocede por la válvula cuando el corazón se relaja. La regurgitación de la válvula aórtica es una afección que aparece con mayor frecuencia con la edad. Es un problema bastante común que afecta a hombres y mujeres.

La regurgitación de la válvula aórtica puede ser aguda o crónica. Cuando la regurgitación de la válvula aórtica es aguda, la válvula comienza repentinamente a tener un escape de sangre que retrocede. El corazón no tiene tiempo de acostumbrarse al escape de la válvula. Cuando la regurgitación de la válvula aórtica es crónica, el escape de sangre de la válvula aumenta lentamente. De este modo, el corazón tiene tiempo de acostumbrarse al escape.

¿Cuáles son las causas de regurgitación de la válvula aórtica?

La regurgitación de la válvula aórtica puede ser resultado de lo siguiente:

  • Debilitamiento de la válvula debido a la edad

  • Presión arterial alta

  • Defectos congénitos (presentes en el nacimiento) de la válvula aórtica (por ejemplo, válvula bicúspide)

  • Enfermedad cardíaca reumática (enfermedad inflamatoria causada por una bacteria llamada estreptococo)

  • Ensanchamiento de la aorta por motivos desconocidos

  • Síndrome de Marfan (un trastorno del tejido conectivo)

  • Ciertos tipos de artritis (como la espondilitis anquilosante, la artritis reumatoide y la artritis reactiva)

  • Sífilis (una enfermedad de transmisión sexual)

  • Síndrome de Ehlers-Danlos (un trastorno del tejido conectivo)

  • El uso de ciertos fármacos que inhiben el apetito

  • Infección bacteriana de las válvulas del corazón (endocarditis)

  • Desgarro de la aorta

  • Lesión

¿Quiénes corren el riesgo de tener regurgitación de la válvula aórtica?

Usted puede disminuir ciertos factores de riesgo para la regurgitación de la válvula aórtica, por ejemplo, haciendo lo siguiente:

  • Maneje la presión arterial alta con medicamentos y cambios en el estilo de vida

  • Use antibióticos para tratar la fiebre reumática y prevenir la enfermedad cardíaca reumática

  • Evite los fármacos por vía intravenosa (IV) para reducir el riesgo de tener una infección de las válvulas del corazón

  • Trate rápidamente las afecciones que pueden llevar a este trastorno

Hay otros factores de riesgo, como la edad, que no se pueden cambiar. Tampoco se pueden cambiar ciertas afecciones genéticas, como el síndrome de Marfan.

¿Cuáles son los síntomas de regurgitación de la válvula aórtica?

Si usted tiene una regurgitación aórtica leve, es posible que no tenga ningún síntoma. Si la afección se vuelve más grave, sí es posible que presente síntomas. Pueden ocurrir con más frecuencia y empeorar con el paso del tiempo. Los síntomas pueden incluir:

  • Dificultad para respirar al realizar esfuerzo

  • Dificultad para respirar al estar acostado

  • Cansancio (fatiga)

  • Percepción desagradable de los latidos del corazón

  • Hinchazón de las piernas, el abdomen y las venas de su cuello

  • Dolor u opresión en el pecho al hacer esfuerzo

La regurgitación de la válvula aórtica grave y repentina es una emergencia médica y puede presentar síntomas como los siguientes:

  • Síntomas de choque (como piel pálida, pérdida del conocimiento o respiración rápida)

  • Grave dificultad para respirar

  • Ritmos cardíacos anormales que impiden al corazón bombear con efectividad

¿Cómo se diagnostica la regurgitación de la válvula aórtica?

Su proveedor de atención médica le hará una historia clínica (tomará nota de sus antecedentes médicos) y le hará un examen físico con un estetoscopio. De este modo, podrá revisar si hay soplos cardíacos o congestión en sus pulmones. También es posible que le haga pruebas tales como:

  • Ecocardiograma, para realizar el diagnóstico, evaluar la gravedad y determinar una posible causa

  • Ecocardiograma transesofágico, para evaluar en mayor medida la gravedad y determinar si hay un desgarro en la aorta

  • Es posible que se recomienden pruebas de esfuerzo para evaluar la capacidad funcional

  • Tomografías computarizadas o resonancias magnéticas para evaluar si hay un desgarro en la aorta

  • Posiblemente se recomiende una resonancia magnética para evaluar la gravedad de la afección y el funcionamiento del corazón si las imágenes del ecocardiograma no son ideales

  • Posiblemente se recomiende cateterismo cardíaco, aortografía o angiografía coronaria antes del reemplazo de la válvula aórtica o cuando las pruebas iniciales no proporcionen datos confiables

  • Electrocardiograma (ECG) para evaluar el ritmo cardíaco

  • Radiografía torácica (del pecho) para identificar si el corazón y la aorta están agrandados

¿Cómo se trata la regurgitación de la válvula aórtica?

El tratamiento varía según la gravedad de la afección. Si su afección es leve, tal vez solo necesite chequeos regulares con su proveedor de atención médica. Es posible que no presente síntomas durante muchos años. Los síntomas pueden empeorar lentamente con el paso del tiempo y no afectar su vida cotidiana.

En algunos casos, la regurgitación aórtica grave puede tratarse con medicamentos. Esto solo se hace si la persona tiene agrandado el ventrículo izquierdo, su corazón bombea normalmente y no presenta síntomas. Los medicamentos también pueden usarse a corto plazo antes de una cirugía de reemplazo de la válvula. También pueden usarse de forma continua en el caso de las personas que no pueden someterse a una cirugía de reemplazo de válvula.

Es importante que maneje su presión arterial.

Las opciones de tratamiento médico pueden incluir:

  • Medicamentos para bajar la presión arterial y ayudar a relajar el corazón, como la nifedipina, la hidralazina o los inhibidores de la enzima conversora de la angiotensina

  • Medicamentos antiarrítmicos para ayudar a mantener el ritmo del corazón

  • Diuréticos (pastillas contra la retención de agua) para reducir la hinchazón

En el caso de las personas con regurgitación aórtica grave, que presentan síntomas, tienen el ventrículo izquierdo agrandado o la función de bombeo no es normal, el tratamiento suele ser algo diferente:

  • Es posible que necesite una cirugía para reemplazar la válvula.

  • Su proveedor de atención médica puede recomendar una cirugía aunque aún no tenga síntomas. Las personas con síntomas avanzados son menos propensas a recuperarse bien de la cirugía. Por este motivo, es importante que se someta a la cirugía antes de que la afección se agrave.

  • Es posible que deba tomar medicamentos hasta que se realice la cirugía.

  • La mayoría de las personas necesitan una válvula aórtica artificial. En algunos casos, puede recomendarse la reparación de la válvula aórtica. El cirujano puede realizar una cirugía abierta o un procedimiento mínimamente invasivo. 9.1

  • Si usted necesita una cirugía de corazón por otro motivo, su proveedor de atención médica puede recomendar que se reemplace la válvula aórtica en esa misma oportunidad.

En ocasiones, la regurgitación de la válvula aórtica es aguda:

  • La regurgitación de la válvula aórtica grave y aguda hace necesaria una cirugía de inmediato. Es posible que usted deba tomar medicamentos durante un breve tiempo para estimular el corazón o dilatar los vasos sanguíneos.

  • En algunos casos, una infección de las válvulas del corazón puede causar una regurgitación de la válvula leve y aguda. En esos casos, quizás solo sea necesario tratar la infección con antibióticos.

¿Cuáles son las complicaciones de la regurgitación de la válvula aórtica?

Las complicaciones que frecuentemente se asocian a la regurgitación de la válvula aórtica son las siguientes:

  • Complicaciones debido a la cirugía para reemplazar la válvula

  • Que se formen coágulos sanguíneos que puedan causar un ataque al corazón o un ataque cerebral

  • Una infección bacteriana de las válvulas del corazón

  • Insuficiencia cardíaca

  • Muerte cardíaca súbita

Para reducir el riesgo de estas complicaciones, su proveedor de atención médica puede darle las siguientes indicaciones, según su historia clínica:

  • Medicamentos para prevenir los coágulos sanguíneos (anticoagulantes)

  • Uso de antibióticos antes de ciertos procedimientos médicos y dentales

  • Medicamentos para ayudar en la función de bombeo del corazón

Cómo vivir con regurgitación de la válvula aórtica

Visite a su proveedor de atención médica para que le haga chequeos regulares. Visítelo de inmediato si sus síntomas cambian. Preste atención a sus síntomas cuando haga ejercicio. Es posible que empeoren cuando hace actividad física. Es habitual que los síntomas se noten por primera vez al hacer ejercicio. Hable con su proveedor de atención médica sobre sus hábitos de actividad física. Dígales a todos sus proveedores de atención médica y a su dentista cuáles son sus antecedentes de salud.

Su proveedor de atención médica puede indicarle tratamientos para problemas del corazón relacionados con la regurgitación de la válvula aórtica, por ejemplo:

  • Una dieta de contenido bajo de sal y saludable para el corazón (para bajar la presión arterial y el esfuerzo que realiza su corazón)

  • Medicamentos para bajar la presión arterial

  • Medicamentos para reducir el riesgo de arritmias

  • Reducción del consumo de cafeína y alcohol para disminuir el riesgo de arritmias

  • Medicamentos para bajar el colesterol

  • Alejarse del cigarrillo: dejar de fumar

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica?

Si nota que sus síntomas empeoran gradualmente, haga planes para visitar pronto a su proveedor de atención médica. Es posible que necesite una cirugía o un cambio de medicamentos.

Busque atención médica de inmediato en los siguientes casos:

  • Si tiene síntomas de regurgitación de la válvula aórtica grave y aguda. Estos síntomas pueden incluir dificultad repentina para respirar, latidos rápidos, dolor de pecho, aturdimiento intenso y pérdida del conocimiento.

  • Si observa síntomas nuevos repentinos.

Puntos clave

  • Cuando hay regurgitación de la válvula aórtica, la válvula aórtica del corazón no funciona correctamente. Tiene un escape que permite que parte de la sangre retroceda hacia el interior del ventrículo izquierdo.

  • Es posible que no presente síntomas durante muchos años.

  • La regurgitación de la válvula aórtica crónica puede empeorar y requerir una cirugía.

  • La regurgitación de la válvula aórtica grave y aguda es una emergencia médica. Busque ayuda de inmediato.

  • Visite a su proveedor de atención médica regularmente para que vigile la regurgitación de su válvula aórtica. Si sus síntomas son graves o empeoran, visite enseguida a su proveedor de atención médica.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en mente la razón de su visita y qué desea que suceda.

  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.

  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.

  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé su proveedor.

  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo le ayudará. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otras maneras.

  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.

  • Consulte qué puede ocurrir si usted no toma el medicamento o no se hace el análisis o procedimiento.

Revisor médico: Kang, Steven, MD
Revisor médico: Petersen, Sheralee, MPAS, PA-C
Última revisión: 4/1/2019
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.