Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Pulse una letra para ver la lista de procedimientos que comienzan con esa letra.
Pulse 'Al inicio' para volver al inicio de esta sección.

Punción lumbar

¿Qué es una punción lumbar?

Una punción lumbar es un procedimiento que se hace para diagnosticar o tratar una enfermedad.  El proveedor de atención médica introduce una aguja hueca en el espacio que rodea la médula espinal (el espacio subaracnoideo) en la parte baja de la espalda para extraer líquido cefalorraquídeo (LCR) o inyectar medicamento.

El líquido cefalorraquídeo es un líquido transparente que baña y protege el encéfalo y la médula espinal. Se produce y reabsorbe continuamente en el encéfalo. El líquido cefalorraquídeo está compuesto de células, agua, proteínas, azúcares y otras sustancias que son esenciales para mantener el equilibrio en el sistema nervioso.

¿Por qué podría necesitar una punción lumbar?

Una punción lumbar puede realizarse por varios motivos. El motivo más común es extraer una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo para evaluar. Esto puede ayudar a realizar un diagnóstico de diversas enfermedades. El líquido se analiza para determinar la presencia de glóbulos rojos y glóbulos blancos, proteínas y glucosa (azúcar). La claridad y el color del líquido también se examinan y se analiza si hay bacterias, virus o células anormales. También se puede extraer el exceso de líquido cefalorraquídeo en personas que tienen una producción excesiva o una absorción disminuida del líquido.

Un procedimiento de punción lumbar puede ser útil para diagnosticar muchas enfermedades y trastornos, por ejemplo:

  • Meningitis. Una inflamación de la membrana que cubre el encéfalo y la médula espinal. La inflamación se debe generalmente a una infección causada por un virus, una bacteria o un hongo.

  • Encefalitis. Una inflamación del encéfalo causada generalmente por un virus.

  • Ciertos cánceres que afectan el encéfalo y la médula espinal.

  • Sangrado en la zona entre el encéfalo y los tejidos que lo recubren (el espacio subaracnoideo).

  • Síndrome de Reye. Una enfermedad que en ocasiones es fatal y que causa problemas graves en el encéfalo y otros órganos. Si bien la causa exacta de la enfermedad no se conoce, se ha asociado al hecho de darles aspirina a los niños. En la actualidad, se aconseja no darles aspirina a los niños cuando están enfermos, a menos que lo indique el proveedor de atención médica del niño.

  • Mielitis. Una inflamación de la médula espinal o la médula ósea.

  • Neurosífilis. Una etapa de la sífilis durante la cual las bacterias invaden el sistema nervioso central.

  • Síndrome de Guillain-Barré. Un trastorno en el cual el sistema inmunitario del cuerpo ataca parte del sistema nervioso.

  • Enfermedades desmielinizantes. Enfermedades que atacan el recubrimiento protector que rodea ciertas fibras nerviosas, por ejemplo, la esclerosis múltiple o la polineuropatía desmielinizante aguda.

  • Dolores de cabeza de causa desconocida. Después de una evaluación y de pruebas de diagnóstico por imágenes de la cabeza, si es necesario, puede realizarse una punción lumbar para diagnosticar ciertas enfermedades inflamatorias que pueden causar dolor de cabeza.

  • Pseudotumor cerebral (también llamado hipertensión intracraneal idiopática, o HII). Cuando existe esta afección, la presión dentro del espacio subaracnoideo se eleva por motivos que no son claros. En este caso, una punción lumbar solo se realiza después de la evaluación y las pruebas de diagnóstico por imágenes de la cabeza.

  • Hidrocefalia normotensiva. Una enfermedad poco frecuente que afecta principalmente a personas de mayor edad y se presenta con tres problemas: pérdida del control urinario, problemas de la memoria e inestabilidad al moverse. La punción lumbar se realiza para ver si la presión del líquido cefalorraquídeo está elevada o no.

Asimismo, la punción lumbar puede realizarse para medir la presión del líquido cefalorraquídeo. El proveedor de atención médica usa un tubo especial, llamado manómetro, para medir la presión durante una punción lumbar.

Por último, la punción lumbar puede realizarse para inyectar medicamentos directamente en la médula espinal. Por ejemplo:

  • Anestesia raquídea antes de un procedimiento quirúrgico

  • Tintura de contraste para estudios radiográficos, por ejemplo, una mielografía

  • Medicamentos de quimioterapia para tratar el cáncer

Es posible que su proveedor de atención médica tenga otras razones para recomendar una punción lumbar.

¿Cuáles son los riesgos de una punción lumbar?

Dado que este procedimiento involucra la médula espinal y el encéfalo, pueden ocurrir las siguientes complicaciones:

  • Una cantidad pequeña de líquido cefalorraquídeo puede filtrar por el lugar donde se introduce la aguja. Esto puede causar dolores de cabeza después del procedimiento. Si la filtración continúa, el dolor de cabeza puede volverse grave.

  • Existe un leve riesgo de infección porque la aguja rompe la superficie de la piel, lo que crea un posible punto de entrada de bacterias al cuerpo.

  • Puede sentir adormecimiento o dolor pasajero en las piernas o dolor en la parte baja de la espalda.

  • Puede producirse sangrado en el canal espinal.

Es posible que existan otros riesgos según su afección específica. Recuerde hablar con su proveedor de atención médica sobre cualquier preocupación que tenga antes del procedimiento.

¿Cómo me preparo para una punción lumbar?

Consulte a su proveedor de atención médica sobre lo que debería hacer antes del procedimiento.  Debajo encontrará una lista de los pasos comunes que probablemente le pidan dar para prepararse:

  • Su proveedor de atención médica le explicará el procedimiento y usted podrá hacerle cualquier pregunta que tenga sobre el procedimiento.

  • Le pedirán que firme un formulario de consentimiento para autorizar que se realice el procedimiento. Lea el formulario atentamente y pregunte si algo no le resulta claro.

  • En general, no será necesario que esté en ayunas antes de una punción lumbar, salvo que le receten un sedante. Siga las instrucciones de su proveedor de atención médica.

  • Informe a su proveedor de atención médica si está o cree que puede estar embarazada.

  • Infórmele también todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que tome.

  • Avise a su proveedor de atención médica si tiene antecedentes de convulsiones o si está tomando algún medicamento recetado para las convulsiones.

  • Dígale a su proveedor de atención médica si tiene antecedentes de trastornos de sangrado o si está tomando medicamentos anticoagulantes (diluyentes de la sangre), aspirina u otros medicamentos que afectan la coagulación de la sangre. Es probable que sea necesario que deje de tomarlos antes del procedimiento.

  • Si el procedimiento se hace en forma ambulatoria, es posible que le pidan que se quede en el hospital durante varias horas después de terminarlo. Haga planes para que otra persona le lleve en automóvil de regreso a casa.

  • Según su estado de salud, es posible que su proveedor de atención médica le pida alguna otra preparación específica.

¿Qué sucede durante una punción lumbar?

Un procedimiento de punción lumbar se puede hacer en forma ambulatoria o durante su internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar según su afección y la forma de trabajo de su médico. Algunos proveedores de atención médica pueden preferir realizar este procedimiento mientras el paciente está en la cama, mientras que otros optan por realizarlo con un tipo de radiografía en vivo llamada orientación fluoroscópica.

En general, en una punción lumbar se sigue este proceso:

  1. Tendrá que quitarse la ropa, las joyas u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Le darán una bata para que se coloque.

  3. Le recordarán que vacíe su vejiga antes del comienzo del procedimiento.

  4. Durante la punción lumbar, podrá recostarse de costado en la mesa de exámenes con el mentón hacia el pecho y las rodillas hacia el abdomen, o bien podrá permanecer sentado en el borde de una mesa de exámenes con los brazos apoyados sobre una mesa colocada delante de usted. En cualquiera de las dos posiciones, la espalda quedará arqueada, lo que ayudará a ensanchar los espacios entre las vértebras.

  5. De ese modo, le limpiarán la espalda con una solución antiséptica y la cubrirán con toallas estériles. El proveedor de atención médica usará guantes estériles durante el procedimiento.

  6. El proveedor de atención médica le adormecerá la piel inyectándole anestesia local. Esta inyección puede doler como una picadura por unos segundos, pero hace que la punción lumbar sea menos dolorosa.

  7. La aguja hueca se introducirá por la piel adormecida en el espacio donde se encuentra el líquido cefalorraquídeo. Sentirá algo de presión mientras le introducen la aguja y, en ese momento, deberá permanecer absolutamente inmóvil.

  8. El líquido cefalorraquídeo comenzará a gotear hacia fuera de la aguja y una pequeña cantidad, equivalente a aproximadamente una cucharada, se recogerá en tubos de ensayo.

  9. Si el proveedor de atención médica necesita inyectarle algún medicamento en el canal espinal, lo hará a través de la misma aguja después de recoger el líquido cefalorraquídeo.

  10. Cuando el procedimiento finalice, se retirará la aguja y se le colocará un vendaje sobre el lugar de la inyección. Los tubos de ensayo se llevarán al laboratorio para analizarlos.

  11. Dígale al proveedor de atención médica si siente entumecimiento, hormigueo, dolor de cabeza o mareo durante el procedimiento.

Es posible que sienta cierta molestia durante una punción lumbar. Sus proveedores de atención médica emplearán todas las medidas posibles para que usted esté cómodo y para finalizar el procedimiento cuanto antes para minimizar cualquier incomodidad o dolor.

¿Qué sucede después de una punción lumbar?

Generalmente, se le pedirá que quede acostado en posición horizontal durante aproximadamente una hora después de finalizada la punción lumbar. De este modo, se reduce la incidencia de un dolor de cabeza. Se le permitirá que gire de lado a lado siempre y cuando no levante la cabeza. Si necesita orinar mientras debe permanecer acostado, tal vez deba hacerlo en una cuña o en un orinal.

Le pedirán que beba más líquidos que de costumbre para rehidratarse después del procedimiento. De ese modo, se repone el líquido cefalorraquídeo que se extrajo durante la punción lumbar y se disminuye la probabilidad de tener dolor de cabeza.

Después de la recuperación, es posible que vuelva a su habitación del hospital o que le den el alta para regresar a su hogar. Si regresa a su hogar, su proveedor de atención médica le recomendará generalmente que solo realice actividades muy livianas durante el resto del día.

Cuando se encuentre en su hogar, avísele a su proveedor de atención médica si ocurre algo anormal, por ejemplo:

  • Entumecimiento u hormigueo en las piernas

  • Sangrado o dolor en el lugar de la inyección

  • Imposibilidad de orinar

  • Dolores de cabeza

 Si los dolores de cabeza siguen por más de algunas horas después del procedimiento o cuando usted cambia de posición, comuníquese con su proveedor de atención médica.

Es posible que le pidan que limite sus actividades por 24 horas después del procedimiento. En general, si no surgen complicaciones, podrá retomar su alimentación y sus actividades habituales.

Su proveedor de atención médica podría darle otras instrucciones específicas sobre lo que debería hacer después de una punción lumbar.

Próximos pasos

Antes de aceptar hacerse la prueba o el procedimiento, confirme si sabe lo siguiente:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento.

  • La razón por la que le harán la prueba o el procedimiento.

  • Qué resultados esperar y qué significan.

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o el procedimiento.

  • Cuáles son los posibles efectos secundarios o las posibles complicaciones.

  • Cuándo y dónde se hará la prueba o el procedimiento.

  • Quién le hará la prueba o el procedimiento y qué títulos o diplomas tiene esa persona.

  • Qué sucedería si no se hace la prueba o el procedimiento.

  • Si existen pruebas o procedimientos alternativos para considerar.

  • Cuándo y cómo recibirá los resultados.

  • A quién llamar después de la prueba o procedimiento si tiene alguna pregunta o problema.

  • Cuánto tendrá que pagar por la prueba o el procedimiento.

Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Última revisión: 3/1/2019
© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Contact Our Health Professionals
Follow Us