Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

En qué consiste la diabetes tipo 2

Cuando el cuerpo funciona normalmente, los alimentos que comemos se digieren y se utilizan como fuente de energía para las células del cuerpo. Si usted tiene diabetes, la glucosa que se utiliza como fuente de energía no puede entrar en las células. Si no se la trata, la diabetes puede provocar serios problemas de salud a largo plazo.

Contorno de una persona que come un sándwich. Pueden verse el hígado, el páncreas detrás del estómago, el estómago y el intestino delgado.
Su cuerpo descompone los alimentos para producir glucosa.

Cómo obtiene energía el cuerpo

El sistema digestivo descompone los alimentos, y los convierte en un tipo de azúcar llamado glucosa. Una parte de esta glucosa se almacena en el hígado. Pero la mayor parte de ella entra en el torrente sanguíneo y se desplaza hasta las células para ser consumida como fuente de energía. La glucosa necesita la ayuda de una hormona llamada insulina para entrar en las células. La insulina se produce en el páncreas. Y, desde allí, pasa al torrente sanguíneo. Esta es una respuesta a la glucosa en la sangre. La insulina funciona como una especie de llave. Cuando llega a una célula, entra en contacto con la pared de esta. Estas señales le indican a la célula que cree una abertura para permitir que la glucosa entre en la célula.

Corte transversal de un vaso sanguíneo y una célula donde pueden verse la insulina y la glucosa trabajando juntas normalmente.

Cuando usted tiene diabetes tipo 2

En la primera etapa de la diabetes tipo 2, las células no responden correctamente a la insulina. En consecuencia, la cantidad de glucosa que entra en las células es inferior a la normal. Esto se conoce como resistencia a la insulina. El páncreas entonces produce más insulina. Pero, con el tiempo, el páncreas no puede producir suficiente insulina para superar la resistencia a la insulina. A medida que entra cada vez menos glucosa en las células, el nivel de glucosa en la sangre aumenta hasta alcanzar niveles peligrosos. Esto se conoce como alto nivel de azúcar en la sangre (hiperglucemia). El resultado es diabetes tipo 2. Las células comienzan a sufrir la falta de energía. Esto puede hacer que usted se sienta cansado y sin fuerzas.

Corte transversal de un vaso sanguíneo y una célula donde puede verse glucosa que se acumula en el torrente sanguíneo debido a la resistencia a la insulina.

Por qué el alto nivel de azúcar es un problema

Si el alto nivel de azúcar no se controla, pueden dañarse los vasos sanguíneos de todo el cuerpo. Un alto nivel de azúcar en la sangre constante afecta a los órganos, los vasos sanguíneos y los nervios. Esto aumenta el riesgo de daños al corazón, los riñones, los ojos y las extremidades. La diabetes también aumenta la peligrosidad de otros problemas, como la presión arterial alta, el nivel de colesterol alto y los triglicéridos. Con el tiempo, las personas con un nivel de azúcar en la sangre no controlado corren un mayor riesgo de quedar discapacitadas o morir como consecuencia de diferentes afecciones, que incluyen ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular. También pueden presentar problemas en los ojos, los riñones y los nervios, que se deben a lesiones en los vasos sanguíneos pequeños.

Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Revisor médico: Robert Hurd MD
Última revisión: 11/1/2018
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.