Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Diabetes tipo 1: cómo aumentar el nivel de actividad

Un hombre y una mujer caminan juntos por un parque.

Realizar actividad física puede ayudarlo a controlar su peso, a fortalecerse y a sentirse más sano. También lo ayudan a reducir el riesgo de problemas cardíacos. Mantenerse activo no significa que tenga que ir a un gimnasio. Muchas de las tareas cotidianas pueden ayudarlo a mantenerse activo. Su equipo de atención médica puede ayudarlo a encontrar maneras de aumentar su nivel de actividad y hacer ejercicio de forma segura.

Planifique un aumento en su nivel de actividad

Consulte a su proveedor de atención médica antes de iniciar un programa de ejercicio. Es posible que deban hacerle un examen médico antes de comenzar.

Cómo empezar

Su primer objetivo es aumentar lentamente el nivel de actividad. Intente encontrar maneras de incluir algún tipo de actividad en su rutina diaria. Siga estos consejos:

  • Haga tareas al aire libre, por ejemplo trabajar en el jardín.

  • Dé un paseo de 10 minutos caminando.

  • Suba las escaleras en vez de tomar el ascensor.

  • Estacione su auto en el espacio más alejado del lugar adonde va.

Cambie el ritmo

Cuando se sienta listo, empiece a aumentar el ritmo de su actividad. Escoja cualquier actividad continua que obligue al corazón y a los pulmones a trabajar más de lo normal. Estas actividades se llaman ejercicio aeróbico. Incluyen caminar a paso rápido, correr, nadar y andar en bicicleta.

Haga ejercicio de manera segura

Si tiene diabetes, debe equilibrar el ejercicio con los alimentos y la insulina. Existen ciertas medidas sencillas que pueden ayudarlo a mantener su nivel de azúcar en la sangre dentro de los límites recomendados durante la actividad física.

La actividad y el nivel de azúcar en la sangre

Estos son algunos consejos que lo ayudarán a controlar su nivel de azúcar en la sangre mientras hace ejercicio.

  • Póngase (inyéctese) la insulina en zonas del cuerpo que no use cuando hace ejercicio.

  • Ingiera un refrigerio antes de hacer actividad física.

  • Pregunte a su proveedor de atención médica cuándo debe controlar su nivel de azúcar en la sangre y en qué niveles ya no es seguro realizar actividad física. Pregunte también cuándo debe revisar si la orina o la sangre tienen cetonas.

  • Lleve consigo bocadillos de azúcar de acción rápida, como pastillas de glucosa o jugos.

  • Controle su nivel de azúcar en la sangre si comienza a sentirse débil. Si tiene el nivel de azúcar bajo, tome de 15 a 20 gramos de azúcar de acción rápida. Esto es 4 a 5 pastillas de glucosa o 4 onzas (medio vaso) de jugo de fruta. Espere 15 minutos y luego vuelva a revisarse el nivel de azúcar en la sangre. Si no ha subido, tome otros 15 a 20 gramos de azúcar de acción rápida. Si todavía sigue bajo, llame a su proveedor de atención médica o vaya a una sala de emergencias. Si su nivel de azúcar es normal, coma un bocadillo pequeño.

  • Antes del ejercicio aeróbico, haga ejercicios de resistencia. Estos ejercicios pueden ser, por ejemplo, levantar pesas y usar bandas de resistencia. Hacerlo reduce el riesgo de tener hipoglucemia.

Consejos de seguridad

Estos son algunos consejos para ayudarlo mantenerse activo sin peligro:

  • Lleve consigo una identificación, como una pulsera o una cadena, que indique que tiene diabetes, en caso de emergencia.

  • Haga ejercicio con un amigo.

  • Haga ejercicios de precalentamiento antes de la actividad física y ejercicios de enfriamiento después de la actividad física. Puede hacer esto caminando y mediante ejercicios de estiramiento. Su equipo de atención médica le mostrará cómo.

  • Beba abundante cantidad de agua.

  • No haga ejercicio si está enfermo o tiene cetonas en la sangre o en la orina.

Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Revisor médico: Robert Hurd MD
Última revisión: 6/1/2020
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.