Embolización de fibroma uterino

La embolización de fibroma uterino es un procedimiento que se hace para reducir un fibroma. Los fibromas son masas benignas (no cancerosas) de tejido muscular sobre el útero o en su interior. Este procedimiento interrumpe el suministro de sangre al fibroma. Por lo general, lo hace un proveedor de atención médica que se llama radiólogo intervencionista. Este proveedor de atención médica está capacitado y certificado por la Junta Estadounidense de Radiología (American Board of Radiology) para usar procedimientos mínimamente invasivos guiados por imágenes a fin de diagnosticar y tratar enfermedades. 

Primer plano de un fibroma en la pared de un útero. Se inserta un catéter en un vaso sanguíneo del útero para inyectar un material dentro de los vasos pequeños que están cerca del fibroide.

Antes del procedimiento

Haga lo siguiente a fin de estar preparada para el procedimiento:

  • Siga todas las indicaciones que le den sobre no comer ni beber nada antes del procedimiento.

  • Infórmele a su proveedor de atención médica si es alérgica a algún alimento o medicamento o tinte especial para rayos X (medio de contraste).

  • Informe a su proveedor de atención médica sobre cualquier enfermedad reciente o si tiene alguna afección médica.

Informe a su proveedor de atención médica sobre todos los medicamentos que usa. Quizá tenga que dejar de usar algunos medicamentos o todos antes del procedimiento. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • Todos los medicamentos recetados

  • Hierbas, vitaminas y otros suplementos

  • Medicamentos de venta sin receta, como aspirina e ibuprofeno

  • Drogas ilegales

Durante el procedimiento

  • Se recostará sobre una camilla para radiografías. Le pondrán una vía intravenosa en una vena del brazo o de la mano. Por allí le administrarán líquidos y medicamentos. Es posible que le administren medicamentos para que se relaje y se duerma.

  • Se le aplicará un medicamento en la ingle para adormecer la piel. Luego le harán un corte (incisión) muy pequeño. Se utiliza una aguja para pasar un alambre delgado a través de la incisión. Ese alambre se inserta en un vaso sanguíneo cerca de la ingle.

  • Un catéter (tubo delgado y flexible) se enhebrará en el alambre guía y se hará llegar hasta el vaso sanguíneo.

  • Se inyectará medio de contraste a través del catéter. Esto ayuda a ver mejor las arterias y el catéter en las radiografías. El movimiento del catéter puede observarse en la pantalla de una computadora.

  • Utilizando como guía las imágenes radiográficas, el radiólogo desplazará el catéter por el vaso sanguíneo. Lo desplazará hasta que ingrese a la arteria que aporta sangre al útero.

  • Llevará el catéter cerca del fibroma. Luego inyectará partículas plásticas diminutas o un material esponjoso en la arteria. Estas partículas circulan hacia los vasos más pequeños que aportan sangre el fibroma. De ese modo, se obstruye el flujo sanguíneo que va a esos vasos. El procedimiento se repite en el otro lado del útero.

  • Todo el procedimiento dura aproximadamente entre 1 y 2 horas.

Después del procedimiento

Tal vez tenga que pasar la noche en el hospital. Probablemente sienta dolor y cólicos por una semana. Le recetarán medicamentos para ayudarla a controlar este dolor. Es común que tenga algo de sangrado vaginal, como manchas, durante unos días. Tal vez se sienta cansada y tenga náuseas y fiebre en los días posteriores al procedimiento. Durante su recuperación, cuide la herida según las indicaciones. Probablemente pueda regresar al trabajo 1 o 2 semanas después del procedimiento. Su proveedor de atención médica le dará más información sobre esto.

Riesgos

Todos los procedimientos tienen algunos riesgos. Algunos riesgos posibles de la embolización de fibroma uterino:

  • Infecciones o magulladuras alrededor del lugar donde se insertó el catéter.

  • Coágulo de sangre en un vaso sanguíneo.

  • Problemas por el medio de contraste. Por ejemplo, una reacción alérgica o daño a los riñones.

  • No poder tener un bebé (infertilidad) o menopausia prematura.

  • Lesión al útero. Podría ser necesario un procedimiento para extraer tejido del útero (dilatación y legrado). O podría ser necesario extraer el útero (histerectomía).

  • Exposición a la radiación de los rayos X. Por lo general es de bajo nivel y se considera segura.

  • Reaparición de los síntomas que producían los fibromas. También pueden aparecer fibromas nuevos en el futuro.

  • Síndrome posembolización. Esta afección puede durar de 2 a 7 días. Puede producir dolor pélvico, cólicos, flujo vaginal, náuseas y vómitos, fiebre baja, agotamiento físico y malestar. Se trata con analgésicos y antinflamatorios.

Los expertos desconocen cómo influye este procedimiento en la capacidad de una mujer para tener un bebé (fertilidad) a largo plazo. Tampoco se sabe cómo puede afectar a embarazos futuros.

Revisor médico: Louise Cunningham RN BSN
Revisor médico: Neil Grossman MD
Revisor médico: Raymond Turley Jr PA-C
Última revisión: 8/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.