Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Controle los alérgenos: ácaros del polvo en el dormitorio

Escena en el dormitorio que muestra las formas de reducir los alérgenos.

Muchas de las personas que tienen asma son alérgicos a los ácaros del polvo. Los ácaros son diminutos insectos que habitan en lugares cálidos y húmedos. Estos insectos, que son demasiado pequeños para verse a simple vista, viven en los colchones, las almohadas, el tapizado de los muebles y el polvo casero. La alergia a los ácaros del polvo puede provocar crisis de asma. Si usted tiene este tipo de alergia, puede tomar muchas medidas para controlar los ácaros del polvo en su casa.

Tome estas medidas para controlar los ácaros del polvo en su cama y su cuarto:

  1. Guarde toda la ropa en un armario y mantenga la puerta cerrada.

  2. Asegúrese de que el cuarto esté lo más seco posible (por debajo de 50 porciento de humedad).

  3. Elija muebles de madera, cuero o vinilo en vez de tapizados.

  4. Una vez por semana, lave toda la ropa de cama, las almohadas y los juguetes de peluche en agua caliente (130°F o 55°C). Quite los artículos que no sean lavables.

  5. Use fundas antialérgicas para las almohadas, el colchón y el somier.

  6. Si puede, reemplace las alfombras de pared a pared por pisos de baldosas o madera. Use tapetes lavables (o directamente no use tapetes).

  7. Una vez por semana, por lo menos, desempolve los muebles pasándoles un paño húmedo.

  8. Use un aparato de aire acondicionado o un deshumificador para disminuir la humedad y filtre el aire. Cambie el filtro regularmente.

  9. Use persianas enrollables o verticales que se puedan limpiar fácilmente en vez de usar cortinas de tela.

  10. Ponga filtros sobre las rejillas de la calefacción.

Revisor médico: Cunningham, Louise, RN
Revisor médico: Holloway, Beth, RN, MEd
Revisor médico: Image reviewed by StayWell art team.
Última revisión: 10/1/2016
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.